10 veces en 10 años

Hace varios años atrás, yo tenía mi propia empresa. Eramos Distribuidores Autorizados de Apple. Comenzamos con Apple en 1992. En aquel entonces la compañía no andaba nada bien, de hecho, andaba muy mal. Los productos no eran muy poderosos y el sistema operativo era inestable. Por suerte para nosotros, la competencia hacía las cosas peor aún, Microsoft no daba pie con bola con su sistema operativo, el cual solamente servía para empresas y oficinas. Los clientes a los que nosotros apuntábamos, en su mayoría profesionales del diseño gráfico, arquitectura y músicos, ni se les ocurría intentar con una PC lo que ya era difícil con una Mac. Líneas de productos como Performa, apuntados a hogares y semi-profesionales eran poco poderosos e inestables. Apple carecía de una estrategia de sistema operativo a largo plazo, el ahora, era triste, con cliente quejándose por la inestabilidad y falta de compatibilidad de sus equipos Apple. Debimos remar varios años en este dulce de leche para llegar a 1997. Por entonces, Apple compró el sistema operativo a NeXT (la compañía que había fundado y quebrado Steve Jobs) y todos vimos esto como un progreso alentador. Al poco tiempo, Jobs volvía a la compañía prácticamente quebrada. Jobs debía operar sin anestesia. Cortó proyectos deficitarios pero tecnológicamente avanzados como CyberDog, OpenDoc y al mismísimo Newton, el fallido PDA de Apple que asombraba a todos por capacidad y potencia pero jamás despegó en ventas.

Radicalizar las ideas, esa fué siempre la misión de Jobs. Eso dió vida a la primera iMac. Un joven y desconocido diseñador inglés, Ive, comienza a dar a Apple el edge que hoy tienen los productos, transformando a toda la industria informática en su concepción visual, su utilización de colores, sus formas, etc.

Y uno de los pasos más importantes de Jobs en esos días: un acuerdo que termina con las disputas legales entre Apple y Microsoft por el tema de derechos intelectuales en la burda copia del Windows al Mac OS haciendo que Microsoft firme un acuerdo por el cual se compromete a continuar con el desarrollo para Mac de su omnipresente suite de oficina, el Office. Allí nace el mito de que Microsoft compra Apple, pero solamente compra 150M de dólares en acciones que debe conservar por algunos años. Apple le estaba pidiendo a Microsoft que no le suelte la mano, que no los haga desaparecer. El todopoderoso Bill Gates acepta el trato de Apple, nunca compra la compañía… Apple le permite a Microsoft ganar bastante dinero ya que en el corto plazo las acciones suben en valor significativamente y la nueva suite de Office para Mac se hace esperar pero es desde siempre un éxito en ventas. Ya tenemos varias versiones desde entonces y una nueva en preparación, el usuario de Mac gasta más dinero que el de PC en software de productividad y utiliza menos recursos de soporte que el de PC.

Más allá de todo esto, Apple era una pequeña compañía que se dedicaba a vender computadoras para las que desarrollaba su propio sistema operativo. Y el iPod lo cambió todo. Otra brillante implementación del negocio por parte de Jobs cambia el paradigma del walkman o el discman, equipos que en ese momento dominaban el mercado de la reproducción de música para consumidores. Y el gran secreto del éxito de Apple en ello: el iTunes Store, la tienda de música online que permite a los consumidores cargar sus iPods de música legalmente CON LA MISMA APLICACION CON LA QUE CARGAN SU iPod: el Itunes. El iTunes se convierte entonces en el troyano de Apple, comienza primero a distribuir sus codecs Quicktime dentro del mundo Windows con una fuerza nunca antes lograda. Los pasos posteriores, como agregar a la tienda online películas, series, videos permiten profundizar el modelo de negocio haciéndo al iTunes Store un  verdadero mercado de media digital.

Si la primera revolución que Jobs permitió a los consumidores fué a través de las computadoras personales, la segunda mediante el iPod, la tercera fue el iPhone. Esta diminuta computadora con conectividad permanente a la que con el tiempo se le desarrolla una tienda que permite comprar aplicaciones y extender las funcionalidades del teléfono hasta puntos insospechados por los fabricantes de teléfonos y computadoras.

Increíble como cambian las cosas en algunos años.

Apple lanza un nuevo producto, a mi entender no tan revolucionario como el iPhone, por ejemplo. Pero es un producto de altísima demanda en el mercado hoy, hasta el punto que vende 2 millones de ellos en menos de 60 días, algo inédito en los mercados de informática, telefonía o reproductores de música. Una nueva revolución? Si, pero en el precio de las acciones de Apple. El iPad es un nuevo éxito de Apple.

La acción de Apple creció 10 veces en 10 años. 1000% en 10 años. La de Microsoft perdió un 18% de su valor en los últimos 10 años. Hoy Apple acaba de pasar a Microsoft en capitalización bursatil. Sin ser un experto en temas financieros les traduzco esto: si se vendieran todas las acciones existentes de una y otra compañía, Microsoft y Apple, al precio de plaza en la bolsa de valores, Apple juntaría más plata. Alguien imaginaba esto hace 10 años?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s